jueves, 1 de septiembre de 2011

Sepulturero

 ¿Qué es un sepulturero? 

Es el que prepara el cuerpo, lo viste y acomoda.
Es el que lo levanta en peso para dejarlo caer suavemente en el ataúd, allí acomoda nuevamente la ropa, posiciona las manos, maquilla un poco el rostro, disimula lo que se tenga que disimular, centra la cabeza sobre los hombros, rocía, tal vez, algún aroma.

Luego de los ritos fúnebres se cierra la caja. 

El sepulturero baja con cuidado el ataúd al pozo previamente escarbado, descansa allí la caja entre llantos varios (siempre es igual)

Después de la lluvia de rosas sobre la caja, rosas y lágrimas, El sepulturero llena el agujero eterno con tierra húmeda hasta cubrirlo todo, hasta llegar al ras del piso. 

El sepulturero no te mata únicamente te entierra y allí te quedarás para siempre. 

¿Cuántas muertes tiene una vida?

A lo largo de la vida nos planchamos los trajes que vestimos al igual que las sonrisas, las costumbres, los prejuicios y la fe.

Maquillamos nuestros rostros con caras varias de situaciones tantas como expresiones hay. Disimulando lo que haya que disimular. 

Centramos nuestra cabeza sobre nuestros hombros y nos bañamos de algún aroma político, religiosos, moral o todo lo contrario o todo junto.

Cerramos nuestra caja. 

La consecuencia de todo lo anterior es el pozo previamente escarbado (hay tierra en nuestras manos) descansa allí nuestra vida toda (siempre es igual)

Las rosas son nuestro propio aliento, nuestras ganas de volver a empezar, las lagrimas la culpa por el error cometido y la experiencia que queda (a veces no queda nada) 

Llenamos el agujero entonces con tierra nueva hasta el ras del piso. Somos nuestros sepultureros; decidimos el traje, el maquillaje, la postura de nuestras manos, el aroma, las rosas, las lágrimas, la tierra que va por encima y después seguimos viviendo para la próxima vez. Todo otra vez.

Hasta el día que el sepulturero sea otro.

Tú no te entierras sólo te matas y allí te quedas para siempre.











6 comentarios:

VanDerBlume dijo...

Muy profundo, triste, real y bonito.

papacangrejo dijo...

Tiene razón VanDerBlume, muy profundo, como a unos 3 metros bajo tierra :)
Morimos a cada instante.

AM Editorial dijo...

La vida es una enfermedad que nos consume día a día y nos lleva, sin remedio, a ese féretro del que hablas.

Una entrada triste, pero muy buena. Me ha gustado de verdad.

Un abrazo!

pseudosocióloga dijo...

Me has descolocado, no es tu tono habitual.
¿Todo en orden?.

No dijo...

Eres especial Patito ;)

A lo largo de la vida nos planchamos los trajes que vestimos al igual que las sonrisas, las costumbres, los prejuicios y la fe.
(esta frase...sino te importa..la guardo en mi ;)

Patito dijo...

Me alegra que les haya gustado.

Pseudo: Gracias por preguntar. De momento todo en orden :D

No: Cuando lo escribimos en un blog deja de ser nuestro para ser de quien lo lee :D