jueves, 29 de diciembre de 2011

Examen psicológico y dolor de muela.

Puede sonar raro por los muchos años que tengo pero por algún motivo u otro nunca he dado un examen psicológico para postular a un trabajo. Me tenía que tocar y eso será mañana muy temprano. Y me duele la muela.

Así es, terminaré el año postulando a un nuevo trabajo con examen psicológico de por medio y la verdad es que no me gusta la idea.Y me duele la muela.

¿Soy reservada o soy insegura? No lo sé, lo dirá mañana el examen.
¿Soy locuaz o soy indiscreta? No lo sé, lo dirá mañana el examen.
¿Soy callada o son triste? No lo sé, lo dirá mañana el examen.
¿Creo en la relatividad de las cosas y me gusta Kant o será que creo, más bien, en las verdades absolutas y me conozco los dogmas de la iglesia católica? No lo sé, lo dirá mañana el examen. Y me duele la muela.

En realidad las respuestas de las preguntas de arriba yo las sé... Ese examen es como una violación a la intimidad. Como un asalto a mano armada de lo que quiero tener en perfil bajo.Y me duele la muela.

También pueden ser secuencias para marcar y cosas que dibujar.

Bueno. Sé que existe un perfil que debo cubrir para que me den el empleo y ese examen le dirá al psicólogo si cubro ese perfil o no... Y me duele la muela.

¿Qué me pueden decir o contar ustedes de los exámenes psicológicos? Algún Mantra que repetir para librarse de los traicioneros nervios. 

Ya les contaré que tal me fue si sobrevivo a la experiencia. Y mañana también tengo cita con el dentista









jueves, 22 de diciembre de 2011

Espíritu de Navidad

¿Espíritu de navidad? Será que existe.

Me lo pregunto porque para variar espero a última hora para hacer las compras pero en realidad no es por pereza.

Bueno, espero la última semana para hacer las compras y veo que no soy la única y como el tránsito se hace más denso, tanto en las calles como en las veredas, todo está abarrotado.

Además todo sube de precio en porcentaje adecuado al ESPÍRITU DE NAVIDAD con el que te vean llegar, si te ven botando humo por las fosas nasales como un toro en corrida entonces te dan un precio más razonable.

Ya tengo casi todos los obsequios, así que ayer, cuando regresaba a casa con ese "casi" torturándome la conciencia, los pies pidiendo chepi y la billetera llorando a mares, me pregunté por el ESPÍRITU NAVIDEÑO. Me detuve en casa de mi mamá para ver como estaba y la encontré entre papeles de regalo, forrando lo que había comprado y con un fondo musical de villancicos de los niños cantores (Toribianitos)

Me enseñó los obsequios para mis hijos y me pidió que la ayudara a envolver.

Envolví con el fondo de "Una pandereta suenaaaa, una pandereta suennaaa..." Y me pareció encontrar en aquel gesto de abuela un poco de ESPÍRITU NAVIDEÑO mientras que los toribianitos me hacían el fondo musical.

Cuando llegué a mi casa, las luces de colores en las ventanas de la sala y del segundo piso dintineaban dejando ver formas diversas, mientras que en mi sala NN escuchaba villancicos rodeado de mis tres amores que disputaban una partida de Clue (Juego de mesa) con caritas sonrientes.
Pensé: Por fin en casa, aquí hay ambiente navideño. ¿ESPÍRITU NAVIDEÑO? 

Metí el carro a la cochera, respondí a sus preguntas y dejé que disimularan y se agazaparan dentro del coche, total no encontrarían nada ya que dejé todo donde mi mamá para evitarme la angustia de que lo fueran a encontrar. 

En ese momento NN me sugirió que preparara chocolate caliente para abrir un panetón y así "redondear el ambiente navideño".

Vaya sí ese es ambiente navideño, un "Anda y Has". ¡GENIAL! porque yo estaba más para un "Anda y Háztelo" pero vamos, ambiente navideño ¿O espíritu? así que me fui a la cocina, me metí al bolsillo junto con mi billetera gimoteante, mi cansancio.

En un segundo el chocolate estuvo listo, la mesa puesta y el panetón trozado... La sala era un campo de batalla por descubrir quién era el asesino (Clue) Si no los detengo el asesinato se producía allí. NN roncaba sobre el sillón, el chocolate se enfriaba en la mesa mientras los Toribianitos torturaban mi ESPÍRITU NAVIDEÑO. 

Pero la verdad sea dicha, expuesta la simplicidad de la fiesta y la complejidad de sus arreglos previos. A mí, lo que es a mí, ME GUSTA LA NAVIDAD.

¡FELIZ NAVIDAD!


jueves, 15 de diciembre de 2011

La navidad del 82

La mañana nos tocó los rostros por aquella rendijita que dejaba colarse la luz que nos besaba suavemente.

El pequeño que solo contaba con cuatro cumpleaños saltó primero de la cama común y sin calzarse las pantuflas salió corriendo en dirección al árbol, el ambiente entero olía a incienso que se quemó el día anterior  y es que en Nochebuena se canta, se adora, se come, se abraza pero el pequeño no llegó despierto a media noche por lo que el desorden le era extraño, copas de champán, platos en la mesa, el pavo ya trozado y comido, las bandejas de ensaladas casi vacías, los discos de 45 fuera de su empaque. 

Su hermana lo alcanzó en el momento en que el niño con ojos muy abiertos cogía uno de los paquetes que descansaban ansiosos de ser abiertos bajo el árbol de ciprés, el olor del árbol llenó las fosas nasales del pequeño que contuvo ese olor y lo hizo suyo para siempre.

La hermana que aún no sabía leer pero que ya conocía las letras le entregó otro paquete donde prendida a la envoltura se distinguía una gran M. inicial del nombre del pequeño. Buscó entonces la letra de su nombre en el mismo instante en que el pequeño rasgaba el papel decorado con renos de nariz roja.

Dentro del paquete un muñeco de Popeye de cara dura y cuerpo blando, con una pipa enorme. El muchachito lo abrazó mientras la niña rasgaba su papel decorado con campanas navideñas, para ella una muñeca de loza, con la cara muy blanca, el vestido azul de terciopelo cubría un cuerpo suave, las manos como la cara blancas  y duras, los pies también de loza estaban cubiertos por botas negras de cuero. En la espalda una cuerda que tras girarla dejó sentir una tonada que se mezcló con la sonrisa de su hermano, el olor del ciprés y el incienso. Poco después los llamaron a desayunar y un pedazo de panetón llenó sus manos mientras que las tazas de chocolate caliente era colocada en la mesa frente a ellos.

Hace unas semana me fue otorgado un premio por Mayte Esteban http://elespejodelaentrada.blogspot.com/
donde se me pedía contar un recuerdo feliz de mi niñez, pues aquí lo tienen, aprovechando además las fechas.

Y el premio que me dieron es este:



Gracias Mayte.

lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Cuánto tiempo me he ausentado?

He revisado las actualizaciones en mi escritorio y me he hecho una pregunta ¿Cuánto tiempo me he ausentado? Es que hay muchísimo que leer, mucho que me he perdido.

Pero lo peor, es que de momento,  no veo como voy a hacer para leer lo pasado, es que ustedes (los blogs que sigo) son muy fecundos y siguen y siguen aportando. Que se le va hacer.

¿Mi mamá? Gracias de nuevo por preocuparse, les voy a contar.

Ahora mi mamá ya está en su casa, le dieron de alta el viernes 9, no está del todo bien, yo hubiera preferido que se quedara unos días más en el hospital pero la verdad es que el seguro social está superpoblado, tiene una disposición para 200, 000 asegurados sin embargo se atienden 500, 000 Cosas de tío Tinoco (que yo no comprendo ni tú tampoco) de las que no voy a hablar ahora.

La enfermedad de mi mamá es complicada porque se llama DEPRESIÓN. 

¿Qué es depresión? Pues es perder las ganas de reír, que nada de conforte, ni conforme, ver negro en todo, que si está nublado ¿por qué está nublado? que si está soleado ¿por qué está soleado? Llenarse de vacuidad donde antes habían proyectos y planes, no reconocer los afectos como algo importante.

Mamá Gabriel ganó el campeonato de fútbol y le dieron una medalla.
Ahhhh!

Darle la vuelta a los mismos problemas una y otra vez. 
Sentir que no te comprenden, que no te quieren, que no tienes motivos para existir. ERGO...

La depresión ha rondado mi familia desde hace unos años pero a pesar de eso parecemos no terminarla de entender.

Sí se toma las pastillas que le recetaron desde hace seis meses ¿por qué no mejora?
...Resulta entonces que la psicoterápia es necesaria al igual que el ejercicio físico y la buena alimentación.
¿Y si no se le da la gana de hacer nada de esas cosas?

No es una cuestión de voluntad, es que está enferma y para eso las pastillas...

Espero no ser la única que no entienda nada porque yo siempre me creí una persona inteligente. 

La situación pasó de negra a negrísima cuando cogió las pastillas dichosas que no le hacen nada (pero si la hacen dormir porque el depresivo no puede dormir) y se las tomó todítas.

Sí, eso ocurrió el 28 de noviembre y después de estar cuatro días entubada, inconsciente, en UCI. Despierta y es la misma que se durmió cuatro días antes. 

El dolor se adormece y otra vez se llena de frustración.

¡¡¡QUIERO A MI MAMÁ DE HACE DOS AÑOS POR FAVOR!!!

No, no vuelve, sigue siendo una luz tenue y fría que te duele mirar.

DEPRESIÓN.

...Ahora toca intentar otros métodos, otros doctores, otras pastillas.

De momento no he hecho aún el nacimiento y mis hijos me están mirando con cara de preocupados porque siempre lo hago antes de mi cumpleaños que por cierto fue el 5 de diciembre.

A mi me gusta la Navidad, claro me molesta un poco romper el chanchito para comprar y comprar. Mentira me encanta comprar, lo que me molesta es no tener más para gastar más jaja.

La próxima entrada será navideña pero antes trataré de leer lo que me perdí estos días.



















martes, 29 de noviembre de 2011

De momento


De momento estoy rota como la muñeca de porcelana que tuve de niña, la quería tanto que al romperse me desbarato.

De momento estoy triste como una hoja de otoño en medio de un estanque, flotando sin saber a donde.

De momento estoy molesta como una ráfaga de viento que se lo lleva todo, sacude el tiempo, despeina al calvo y despierta al lerdo.

De momento estoy sola mientras pinto mis uñas que están más que rotas, mordidas por dientes que afiló el desprecio.

De momento estoy cansada como un músico de esquina una tarde de lluvia donde no hay moneda que baile en el sombrero, ni mendrugo que despache al hambre.

De momento podría escribir sin prisa, ni pausa una recatafila de emociones negras y sin sabores viejos pero NO.

De momento debo abrazar la Fe de un mañana nuevo y mirar en ojos ingenuos un porque de vida, un sentido eterno.

De momento debo ser un árbol que acoja del viento, de la lluvia, del sol, del mal tiempo.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Mi mamá está en U.C.I. El lunes tuvo un paro respiratorio que derivó en pulmonía, está enchufada a un  respirador artificial.

Lo peor ya pasó, ahora nos queda esperar que siga mejorando Y ORAR.
Tengo miedo, siento culpa del tiempo que pude pasar con ella y no pasé. Ayer escogiendo una chompa para ir a verla al hospital me di cuenta que la que había tomado me la regaló ella. Mi mamá siempre preocupada por mi. 

viernes, 25 de noviembre de 2011

Parecidos razonables

Acepto el reto de papacangrejo que consiste en publicar una foto de alguien famoso al que debo parecerme.

Pues mi familia siempre me dice que me parezco mucho a Nastassja Kinski y no pongo mi foto porque es mejor que les crean y ya. jajaja



















miércoles, 23 de noviembre de 2011

Parto vertical

Vaya tema del que quiero hablar hoy.

Es que de una forma u otra estoy rodeada de embarazadas, hasta en la blogosfera (Bolboreta) por lo que cuando empecé a ver el programa sobre el parto vertical me quedé enganchada, además porque a pesar de haber tenido tres hijos no tenía ni idea que se podía dar a luz así                                (igual como tampoco sabía nada del parto sin dolor, gracias a la epidural, pero ese es otro tema) 

Sabía por cultura general que en épocas prehispánicas las mujeres de los Andes parían de cuclillas pero eso se quedó en mi disco duro como parte de la historia y nunca pensé que ahora fuera una opción. 

De momento muchos niños están viviendo al mundo con esta "nueva" o mejor dicho RECICLADA forma de parir.

En realidad nunca terminó la costumbre o la sabiduría popular pero estos partos eran cada vez menos ya que se hacían sólo de manera no institucionalizada (en casa, con parteras) el desarrollo de los pueblos llevó a los doctores y con ellos el desprendimiento de costumbres.

Un grupo de mujeres se resistía a dar a luz de la forma como los doctores querían enseñarles por lo que fueron ellos, los doctores, los que tuvieron que aprender a atenderlas de la manera como las mujeres sabían y esto es el parto de cuclillas. Así los doctores podían llegar a las mujeres y asegurarse que el niño llegará en las mejores condiciones así como también la madre fuera tratada en un ambiente adecuado y con los profesionales necesarios en caso de alguna complicación.

Así fue como se empezaron los estudios al respecto y después de investigación teórico-práctica se llegó a la conclusión de que por anatomía, huesos, músculos, irrigación sanguínea.... Y hasta por gravedad era mejor para la mujer dar a luz de forma vertical ya sea sentada o en cuclillas. Esta posición ayuda a disminuir el dolor en la primera fase (contracciones) y ayuda a que la expulsión sea más rápida y segura.  

En todas las culturas que nos preceden las mujeres daban a luz de manera vertical y fue recién en el siglo XVII  que se cambió por la forma horizontal. Yendo a caso contra la propia naturaleza. En el parto horizontal dicen los especialistas, las piernas significan un peso muerto, no ayudan en nada al pujo, la pelvis no se abre lo suficiente para facilitar la dilatación y no favorece a una adecuada respiración.

Las ventajas del parto vertical han sido reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que recomiendan esta modalidad de alumbramiento.

Bien, así les cuento lo que vi y lo que aprendí y dejo que cada uno saque sus propias conclusiones y averigüen un poco más si es que les ha interesado el tema. 
Gracias. 

Pd. El cerámico de la foto (parto vertical) pertenece a la cultura Mochica (Norte peruano, Pre-Inca) Este pueblo representaba todos sus acontecimientos  en cerámicos. 







martes, 22 de noviembre de 2011

La brujita.


Otra amiga querida esperando bebe, hoy me lo contó por mail porque ella vive en UK desde hace 8 años y llega esta navidad a visitar a la familia y a los amigos.
Su mail me ha hecho recordar cuando me quedaba a dormir en su casa, es la menor de cinco hermanos y la única mujer.

La verdad sea dicha yo no miraba a sus hermanos  porque era muy inocente y muy chiquita aun (13 años) Bueno, más que chiquita inocente pero luego las cosas cambiaron llegó la revolución de hormonas y con ellas el amor jajaja.

No, no me enamoré pero sí decidí tener enamorado porque bueno eso era lo que tocaba y allí estaba él, el hermano de mi mejor amiga con sus ojos grandes y pícaros y su manera de ser  tan formal y graciosa. Graciosa como el mirarnos juntos, yo pequeña de estatura y él con su metro ochenta al hombro y sus dulces 17 yo contaba con 15 primaveras.

Recuerdo cuando se lo presenté a mi papá, Lo miró hacia arriba, mi papá sólo mide 1.73, le estrechó la mano y le hizo una pregunta que hasta ahora me hace reír:

¿Juegas básquet?

Pero ese sólo fue un episodio corto y sin dolor.
En cambio los amores a mi amiga le llegaban con cajita de pañuelos incluidos. Se enamoró como una demente del profesor de ingles, al que le hizo la corte de manera brutal y que logró conquistar 5 años después.  Claro en ese lapso ella tuvo enamorados y amores pero con el profe se tenía que sacar el clavo y lo hizo cuando ya era adulta.

Cuando ella cumplió los 15 años me contó que se había echado enamorado y como de momento yo no tenía pues tuvimos que buscar alguno digno de inmediato para andar en parejas y sí lo hicimos. Coincidió que nuestros galanes manejaban motos (Honda Dax 70) la de su galán era roja y la del mío era azul. (En esa moto me metí una caída pero eso luego lo cuento) 

Se ganó a pulso el apodo de brujita por sus sueños premonitorios y sus lecturas del Tarot. Me encantaba quedarme en su casa los fines de semana. Planeábamos cosas que no llegamos a hacer y hacíamos cosas que nos salían muy bien aunque no las hubiéramos planeado.

Fue con ella que viajé a la capital para el torneo de Tae Kwon Do, siempre había un galán detrás de sus huesitos y este viaje no  fue la excepción.

Cuando terminamos el colegio, nos íbamos a la discoteca todos los viernes por la noche y el sábado en la mañana nos tocaba dar catequesis a unos niños de un pueblo joven que quedaba lejos, detrás del aeropuerto, nosotras llegábamos al punto de encuentro con un ojo cerrado y el otro abierto pero siempre llegábamos, subíamos al mini bus ante la cara de “¡Ya sé!” de las demás chicas y dormíamos hasta llegar “Al Nazareno” Así se llamaba el pueblo Joven.

Eso de planear es algo que ella hace bien, es muy meticulosa, tanto que a veces me desesperaba pero gracias a eso se ha recorrido todo el mundo y llega a este embarazo  con una vida llena de experiencia que contar y con 11 años de distancia de lo que fue mi primer embarazo.

Fue con ella que me fui a acampar a la playa, con enamorados incluidos ante el asombro de nuestras madres que nada podían hacer.  Recuerdo el episodio, ella y yo buscando en su depósito las carpas, colchonetas, y demás cosas para el campamento mientras su mamá y hermanos esperaban en la sala con cara de pocos amigos. No sé que les habrá dicho pero los convenció y nos fuimos a la aventura con 18 años tan solo.  Sólo acampamos esa vez, a partir de ese año repetimos el plato cada verano desistiendo de las carpas  ya que no tenemos madera de faquir.

Ahora la veré después de cuatro años y con la novedad de la espera feliz y yo estoy feliz por ella. La brujita será mamá dentro de 6 meses. 

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Pasos Encadenado


El Dennis es un niño hermoso y de una sonrisa irresistible.
Y travieso como el diablo.
Es juguetón y agrandado, conoce la calle y le gusta estar en ella.
¿Será que en su casa nunca hay nadie?
Hay pero como si no hubiera.
Ah, te refieres a su hermano menor pero es pequeñito. 
Dos años menor pero es diferente, le gusta la televisión.
Todos tratan al Dennis como algo malo
Sí, es que el muchacho es la pata de Judas.
¿Es verdad que cortó la chompa nueva de su padrastro en pedacitos?
Lo hizo sí, fue en venganza porque el tipo ese lo trata mal.
Pero supe que el Dennis se gastó la plata del alquiler y metió a su madre en un lío.
Sí, la madre lo ha amenazado con mandarlo con el padre si sigue así.
¿Y él qué le ha contestado?
Nada. Me parece que en cierta forma lo desea.
Lo que no sabe es que con el padre estará en peores condiciones
Bueno, aquí la madre trabaja todo el día y ellos están a su suerte.
Es que en otras familias es igual pero hay una abuela u otro pariente que apoye, aquí no hay nadie.
Y además el hombre que se ha venido a conseguir.
¿Es malo?
Malo no sé pero grita, insulta, agrede. No conversa con ellos, los ignora y sólo se dirige a ellos para ofendérlos. Es como un animal.
¿Y les pega?
No, no llega a tanto pero a veces no es necesario golpear para hacer una herida.
Lo sé…
………….…

¿Qué es del Dennis?  Hace mucho que no lo veo
Está preso
¡¡Preso!! Pero ¿por qué?
Parece que “cogotearon” a un turista en el centro para quitarle las zapatillas.
Pero ¿fue él?
Sí, con sus amigos “malandros”
¿Pero el Dennis ya es mayor de edad?
Acaba de cumplir los dieciocho así que se fue directito al penal
¿Y la madre?
Me la encontré ayer, ella me contó. Dice que Dennis siempre fue malo, que desde chiquito le robaba plata de la cartera y se iba todo el día a la calle. Está devastada, no sabes, ha dejado de trabajar para poder hacerse cargo de la situación quiere sacarlo lo más pronto del problema. 

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Frases de mi vida

Cuando puse el título a esta entrada no me refería a aquellas frases célebres de hombres y mujeres inspiradas que dejan en el pensamiento una enseñanza y son fruto de cabilación profunda o de azar inspirado.
Para eso, el blog de Amor Inalámbrico http://amorinalambrico.blogspot.com/ que sigo y es genial.

Las frases a las que me refiero son aquellas que han marcado de una forma u otra mi infancia y por ende mi vida y que llegaron a mi desde un televisor.


Empecemos por Cool McCool:




"No tengo suerte, soy fatal / pues a mí todo me sale mal / pero un día mi suerte cambiará / seré fuerte y sagaz / y entonces seré igual / Ahhh que mi papá"


Esta serie animada data del remotísimo año del señor de 1966, aunque acá empezamos a ver la serie recién a principios de los ochenta.


Pero la canción que daba por concluido cada episodio no es lo único que se me ha quedado ya que a veces me descubro diciéndoles a mis hijos:


 "¿Qué dice Harry? ¿Qué...Qué dice?"

Cuando dicen algo que no entiendo. Claro que como el dibujo ya no se transmite, los que se quedan sin entender nada son ellos. 

Y es que uso algunas de estas Frases de mi Vida aun a mis 34 añitos porque, bueno, así soy. 

Otro ejemplo que los dejaba boquiabiertos era mi imitación de Arnold de BLANCO Y NEGRO, serie que también pasaron por aquí en los 80´

"¿De que estas hablando Willy?"

Otra serie que ellos nunca han visto por lo que creen que son cosas mías.


Siempre digo la siguiente frase cuando algo me sale mal y estoy entre colérica y avergonzada. Por ejemplo ayer que tiré la azucarera y mientras levantaba mi desastre dije en voz alta. (de todas las frases esta es la que uso más) 

"¡Odio a los pitufos!"

Las siguientes las digo cuando juego con mi hijo, una es de los Thundrercats. 

"¡Antiguos espíritus del mal transformen este cuerpo decadente en Munrra el inmortal!" 

La otra es de He-Man: 

"¡Ya tengo el poder!"

Y por último la frase de los gemelos fantásticos: 

"¡Poderes de los gemelos fantásticos actívense!"

Y también están las frases de Chespirito y el Chavo del Ocho que hasta ahora me hacen reír pero esta vez porque reconozco las actitudes de los niños de la vecindad similares a las actitudes de mis hijos, cosa que obviamente no veía antes.

De estos programas las frases que repito son:

"¡No contabas con mi astucia!"
"¡Que no panda el cúnico!"

"Es que no me tienen paciencia" 

¡Vaya! tengo más frases pero esta entrada ya quedó larga así que dejaré las demás para una segunda parte.


Pues todos tenemos un niño dentro y a mi niña interior le gusta agregar a su vocabulario habitual frases de sus programas favoritos. 


lunes, 7 de noviembre de 2011

Sorda de atar

Desde chica aprendí a cerrar los oídos a ciertas cosas que me podían hacer mal.

No, es mentira, esta frase está mal dicha, mal hecha.

Desde chica DEBÍ aprender a cerrar los oídos a ciertas cosas que me hacían mal. 

No lo he logrado y ya estoy bien grandecita.

El año que se va me deja varios recuerdos lindos plasmados en fotos, que la memoria es frágil y cuando se tiene una pena pues se tienden a borrar las cosas buenas.

No creé este blog para la queja o la lágrima. Lo creé para hacer amistad con gente buena mientras compartíamos partes de nuestras vidas que nos apetece contar.

Pero hoy estoy triste, con una tristeza grande, avasalladora, 
antigua como mi linaje. Pena de raza y de sangre.

Hoy ha salido el sol antes de las cinco de la mañana y yo ya estaba despierta buscando en el techo una respuesta que no encontré. 

Arañé y contuve un gemido para no despertar a NN que es bueno, que no sabe nada, al que no hago cómplice de mi pena para no afectar a mi hogar, que es sagrado para mi ante todo y ante todos.

Mi familia es como una mano. El dedo medio es NN, el índice son yo, el anular es mi Ale, el meñique mi Gabo y el pulgar es Mi pequeña. Fuera de ellos, tengo también amores, una inmensa familia a la que quiero mucho pero mi responsabilidad, mi energía, mi continua felicidad es la mano que les acabo de describir.

Entonces no puedo entregarle a NN las penas que traigo de afuera.
El problema es que a veces siento que es mucho peso y quiero volverme sorda de atar. 







jueves, 3 de noviembre de 2011

Sorpresas, esperas y reencuentros.

Este fin de año se está poniendo interesante y es que siempre pasa así. Cuando los meses se empiezan a acabar y del año no queda nada las personas empiezan a manifestarse.

¡Ey, Aquí estoy, no he muerto! Aunque hace un buen que no nos vemos.

Entonces empiezan a organizarse fiestas de fin de año, reuniones que se pospusieron N veces y que no pueden quedarse para el próximo año.

Es como si todos nos miráramos al espejo con un calendario grabado en la cabeza y nos llamáramos la atención.

Mira que el año ya se acaba y no has hecho esto o aquello que te habías propuesto.

Por lo que he recibido gratas llamadas y he hecho algunas también, he escrito mails a amigas queridas que por la vida están lejos y que la misma vida se empeña a separarnos cada vez más.

Como resultado me he enterado del pronto arribo de dos amigas super especiales a esta su tierra. Vienen por Navidad y se quedan algún tiempito. Una viene desde los EE.UU. y lee este blog. 

Un abrazo amiga querida, ya te estoy esperando.

la otra viene desde UK después de cuatro años, no sabe de este blog. La espero con las mismas ganas de lorear hasta quedar afónica, es que son muchas lunas y tanto de que hablar. 

Me han llamado de la Patota para la reunión de navidad, esta si me la esperaba por que es de todos los años.

Por otro lado me han llamado amigas de la universidad que no veía 12 años. Sí, así de raro, me han encontrado por el Facebook y ya nos hemos reunido este sábado, fue emocionante, es que no se como nos separamos tanto viviendo en la misma ciudad. (Y no se como es que estamos tan viejas jajaja)

Las tres estamos orgullosas de lo que somos y añoramos los tiempos aquellos (satisfacción y añoranza a la vez) 

Hemos quedado para una parrillada este 19  pero esta vez con hijos y esposos, no sé que saldrá de aquella reunión pero estoy contenta de que se realice.

A que voy con todo esto.
Bueno es que los fin de años son así, llenos sorpresas, mi cumpleaños, de compromisos, de cosas pendientes, de reencuentros, de compras, de ponerle fin a las cosas, sean buenas o malas. Además este fin de año estamos esperando a mi sobrinita que ya va a nacer y de la que ya les hablé. Ya sé que el calendario es cuestión del clima, de estaciones, de equinoccios pero no es eso todo ¿verdad?

El poder poner fin y empezar de nuevo habla también de esperanzas, de proyectos, de la continuidad de la vida ¿verdad?







viernes, 28 de octubre de 2011

Un cuento


MICHITO


Inés bajo las últimas tres  gradas camino a la cocina de un salto largo
Volteó a la izquierda y siguió corriendo
De pronto frenó sus pasos a la entrada
¿Será?, se preguntó ¿Hoy será el gran día?
Entró con lentamente, un paso detrás de otro,
Sus manos apretaban muy fuerte a Pachón; (su muñeco preferido)
Sus ojos se fueron abriendo cada vez más
mientras se dibujaba una sonrisa de admiración y  de alegría en su rostro.

¡Ya nacieron! Gritó,
 Dejó caer a Pachón de sus manos para taparse con ellas  la boca.
Sh sh sh, No quería despertar a los bebes.

Sabía que debía estar calladita. Así lo aprendió de su tía Paula cuando nació su primo Mario.
Levantó a Pachón y lo acomodó en una silla,
 regresó a la canasta y se puso de rodillas.
Uno, dos, tres, cuatro, contó.
Eran cuatro los bebes gatitos que dormían junto a su madre en aquella canasta.
“¡Sabía que todo iba a salir bien!” se dijo mientras pasaba sus manitos por el cuerpecito de los recién llegados.
Cuando los demás miembros de la familia se levantaron
 encontraron a Inés frente a la canasta de la cocina
observando como los cuatro mininos buscaban,
con los ojos cerrados,
el pecho de mamá Ramona que llenaría sus pancitas de rica leche
y  los haría crecer.
 Esto también lo sabía Inés por Mario su primo que era un tragón de leche de mamá.
La Sra……(tú pon el nombre) mamá de Inés entró a la cocina y al ver a los gatitos sus ojos también se abrieron como los de Inés pero en su rostro no hubo sonrisa sino más bien preocupación.
“Esos gatitos están muy chiquitos” comentó la abuela al verlos.
¡Qué feos son! dijo Rafael el hermano mayor de Inés. Casi no tienen pelo.
“No son feos”, dijo Inés sin levantar la vista de la canasta, “son bebes, luego les crece el pelo y abren los ojos como Mario”. Estaba admirada! Aquellas criaturitas, eran del porte de la palma de su mano. Las había esperado tanto.
Inés no quería ir al colegio para quedarse a cuidar a los gatitos. Pero finalmente fue porque quería contarles a sus amigos sobre sus bebes.
“Son dos gatitos y dos gatitas mamá” aseguró mientras le peinaban el cabello.
“Ya tengo sus nombres: Michi, Michito, Pelusa y Bolita. ¿Mamá los gatos tiene apellido?” Preguntó camino al colegio.
Pero las cosas no estaban bien, lo sabía la mamá y también la abuela.
Esa tarde después del colegio Inés plantó nuevamente las rodillas ante la canasta.
Uno, dos, tres. Volvió a contar.
 Uno, dos tres...¡Mamá! gritó ¡Un gatito se ha escapado! No lo encuentro.
Los ojos de Inés se llenaron de lágrimas mientras buscaba bajo los muebles de la cocina al gatito perdido.
Mamá se sentó en el suelo de la cocina frente a Inés, la miró a los ojos y le dijo. “Ese gatito estaba muy débil amor, nació antes de tiempo por eso ya no está”
¿Lo llevaste al doctor? Preguntó  entre sollozos.
“No corazón” respondió mamá mientras la tomaba entre sus brazos
“El gatito murió, porque no tenía fuerzas para vivir”
 Quiero estar con él, ya lo quería mucho .
Lo sé pero ahora está en el cielo feliz y los que están aquí  te necesitan.
Tendremos un detalle de cariño, lo pondremos en una cajita de jabón y lo enterraremos en el jardín.
Así lo hicieron, pusieron muchas flores y una cruz, como insistió Inés .
Ella misma acomodó piedritas alrededor de la cruz como había visto en una película de vaqueros.
Luego corrió donde estaban los otros gatitos y contó uno, dos, tres. Se acomodó de rodillas frente a ellos y les dijo entre suspiros “no estén tristes, su hermanito Michito está en el cielo ahora y yo me he quedado para cuidarlos”. Se limpió las lágrimas que se le escapaban sin poderlo evitar y volvió a contar: uno, dos, tres.


 Claudia Guillén Diaz Del Olmo.

jueves, 27 de octubre de 2011

Gatito Blanco

¡Ay amigos el gatito blanco murió! Como era de esperarse mi hijo lo tomó en sus manos y se puso a llorar pero más calmado que con los anteriores, creo que ya se lo esperaba.

Lo envolvió en papelseda de color amarillo que tenía entre sus cosas de arte y lo enterró en el jardín. NN le ayudó a abrir la tierra pero él quiso dar unos lampazos.  Al terminar de enterrarlo se puso a jugar en el jardín como siempre, al menos eso yo creía pero cuando volví a verlo estaba juntando piedritas, al rato me buscó y me pidió que lo ayudara con dos palitos que se había agenciado y un pabilo, aquí ya entendí lo que estaba haciendo y se me escarapeló el cuerpo. Lo ayudé sin comentar nada (¿Qué podía comentar? a veces mis hijos me dejan muda) luego bajé a ver lo que estaba haciendo y me encontré con esto.




Abracé a mi hijo y lo felicité por lo bonito que le había quedado. Personalmente no me gusta nada tener eso en mi jardín, lo miro y me estremezco pero mi hijo lo hizo, para él tiene un significado.

"Así deben ser las tumbas de los seres queridos, con una cruz y un cerco".

No sé cuanto tiempo tendremos esto en el jardín. En mi lado macabro recuerdo la película "Cementerio de Mascotas" en mi lado maternal estoy orgullosa de mi hijo. 

martes, 25 de octubre de 2011

La muerte y los niños pequeños

Hemos tenido tres días tristes. El domingo nacieron los seis gatitos de Ramona, tres negros, dos rubios como ella y uno blanco.

En el transcurso de estos tres días se han ido muriendo uno a uno, por más que hemos intentado salvarlos dándoles leche con gotero, abrigándolos, haciendo que Ramona los abrace y se duerma con ellos pero no lo hemos conseguido. A cada muerte de bebe gatito mi hijo lloraba desconsolado por lo que han sido tres días de tortura que me llenaban de impotencia y rabia , un poco con la situación y otro poco conmigo porque debí haber llevado a esa gata a esterilizar antes de que se preñara.

Mi hijo me ha sorprendido por su dedicación y su amor hacia esos bebes que nacieron prematuros, pequeñitos y con poco pelo, la verdad es que a mi me daba un poco de nervios cargarlos pero a él no, él decidido a salvarles la vida se dedicó a cuidarlos por eso el ver sus esfuerzos sin fruto y contemplar como los gatitos se iban muriendo ha sido muy duro para él, he intentado que ya lo deje y ser sólo yo y NN los que nos encarguemos pero no nos ha dejado y sigue aun cuidando al único sobreviviente que es el blanquito. Lo carga con sumo cuidado mientras le trato de dar la leche con el gotero porque Ramona no tiene ni gota de leche la pobre.

Espero que no se muera, ya no quiero ver llorar a mi hijo.  

jueves, 20 de octubre de 2011

¿Hereje Yo?

Octubre morado y las procesiones del Señor de los Milagros invaden la ciudad, el transito se amontona y los desvíos son laberintos sin ton ni son, el mal humor al volante crece como la espuma en un vaso de cerveza.

¿Hereje yo? No, no se trata de eso. Se trata de andar desinformada. Sí, eso debe ser. ¿Por qué se me ocurrió cruzar el río, justo esta tarde, día de procesiones y llevar el coche?
El problema es mío, la irracionalidad es mía, el derecho de transito de los vehículos motorizados pasa a segundo plano cuando el Señor de los Milagros abarrota las avenidas con su anda pesada y sus camisas moradas, cantando a cada paso "Señor de los Milagros aquí venimos en procesión, tus fieles devotos a implorar tu bendición"

Mientras las veredas están llenas de vendedores de velas y las esquinas de bancas y puestos de ponche y diana, no falta el anticucho. Otras veredas están ocupadas por vendedoras de escapularios. El ambiente es de fiesta con altares en las fachadas de algunas casas y adornos morados. 

Algunas cuadras atrás una fila de buses, combis, taxis, e incautos en auto (yo) enfrentamos otra procesión, pausada y bulliciosa con canción propia que no es apta para escribir en este mi blog.

La lucha encarnizada por obedecer al policía enjuto de transito, que pito en mano el desgraciado, nos desvía a tres filas de carros, de una avenida, a una calle de un sólo carril y allí todos luchan por ver quién entra primero y una vez adentro avanzar (si eso se puede llamar avanzar) Algunos lentísimos y desorientados conductores atontados tocan bocina y en ese instante mi impaciencia que estaba al límite se rebalsa. ¡¡¡TOCAN BOCINA!!!

Me calmó por dos motivos, no tengo con quién desquitarme y es el Señor de los Milagros, después de todo para que enojarme, pronto saldremos de este atolladero y la procesión no se repetirá hasta el otro año, así que pongo música y trato de disfrutarla pero no puedo. Abuuuuu! Como voy a disfrutar de la música si en vez de manejar el auto lo que me toca hacer es soltar el freno dejar que ruede unos CENTÍMETROS y volverlo a pisar y así avanzar 600 metros. Cuando veo el semáforo cerca y la luz que cambió a verde pienso que es el último trecho haciendo esa maniobra de penitencia pero una fénix motorizada hace sonar su sirena estaciona la moto frente a los tres carros que tengo adelante y desvía el tránsito a la derecha. 

Cuando me toca voltear la calle camino a quién sabe donde, cada vez más lejos de mi destino, veo a lo lejos las andas, los morados, los faroles  y a mis oídos llega la troya. Avancé mordiendo los diente y con ganas de fumar, algo tenía que hacer, abandonar el carro allí mismo e irme a pie no era opción. 

Dos horas estuve al volante lo que debió ser 30 minutos ¡Uuufff!

¿Hereje yo? No, sólo desinformada. 

jueves, 13 de octubre de 2011

Conversando


¡No siento los pies! ¡No puedo creer que nos pidiera bajar del coche así!.  Comenta Maruja a Sebastián.
Falta un poco más, sólo un poco más.  La alienta Sebastián mientras coge su cansancio lo dobla como el pañuelo que guardó ella en el bolso.
Si miras la luna llena, mientras hacemos esta caminata, te olvidas un poco del cansancio y de lo que pasó esta noche.
No pienses más en él, te dije que era un patán. Si metes las manos en los bolsillos de la casaca sentirás menos frío.
Y si paramos en ese local y pedimos un café.
Y si paramos en ese bar y nos tomamos unas copas.
Y si mejor apuramos el paso que ya es tarde y mañana hay que trabajar.
Y si no vamos más…
 Que la corbata te queda bien lo sé, siempre quiero besarte cuando te veo así pero yo…
…Y si me quedo en casa el día entero y no uso más la corbata.
Y entonces quién pagará las cuentas, eso de cortar el pelo y hacer las uñas ya sabes no me va.
Y si dejo de trabajar en esa oficina de mierda ¿quién comprará tus zapatos de taco? Esos que traes ahora y que tanto han costado.
Y si no dices malas palabras, sería mejor que sólo estamos conversando y ya sabes…
 … Que te pones mal, que no sabes como actuar si me pongo un tanto irritable y decido que siempre sí, que siempre nos metemos a ese bar y nos tomamos unas copas a ver que hay.
Pero hoy no Sebastián, estoy cansada.
… Y que me dices a mí que soy el que trabajo en esa oficina con esos tíos que hablan de mujeres o de futbol y  si no  pues no hablan y yo allí con mi pantalón plisado y mi corbata verde ¿Por qué se le habrá ocurrido al jefe que la corbata del uniforme debe ser de ese horrible verde?
¡Ay! Otra vez la cantaleta de la corbata.
O sea que te gusta.
No, es horrible pero rosada tampoco podía ser.
¿Por qué no? Es un color que está de toda moda,  ¿acaso no has pasado por las tiendas de modas?
Esta semana no, esta semana he estado dormida.
¡Ya empiezas a quejarte! No es un buen día para hacerlo, mira que ese patán...  
¡No me quejo y no quiero hablar de él! Sólo te cuento los hechos.
Yo también he estado dormido, estaba allí junto a ti, en esa cama. ¿No te diste cuenta? Me viste usar mi corbata e irme a la calle pero mientras mis dedos tecleaban el ordenador, mientras mis manos archivaban esos papeles, mientras mis oídos escuchaban ordenes y mi cuerpo subía y bajaba escaleras, mi alma entera estaba allí, a tu lado, en esa cama durmiendo  toda la semana.
Esto cada vez se está haciendo más difícil y me da miedo el pensar en que puede acabar.
No temas, ya sabes como me pongo a veces pesado. Mañana después de una ducha fría, me acomodaré de nuevo la corbata y ese uniforme que con tanto amor me preparas, calzaré mis zapatos negros bien lustrados y bajaré corriendo las gradas para tomar a tiempo el bus y tú te quedarás esperándome junto a la almohada.
Al llegar a casa Sebastián se quita los zapatos de taco, cuelga el bolso en el perchero junto a su saco, unta su rostro de crema humectante para desmaquillarse, retira la peluca rubia de sus cabellos negros y cortos, mira por el espejo su cuarto, está solo y en el colgador su corbata verde.

viernes, 7 de octubre de 2011

Y ahora que le digo


Gabo es un chico muy interesado en los animales por lo que su curso favorito es Ciencia.
Viene del colegio hablando de la tortuga Galápagos y su probable extinción, que el caballito de mar macho es el que tiene a las crías, que si la ballena azul come Krill, que si el pulpo tiene tres corazones y así según se lo dicen en el colegio el viene y sale de las dudas en internet.
Todo hasta allí muy bien,  estoy orgullosa de mi hijo que es un capazo.
El asunto es que esta mañana estaba hablando con su hermana, no sé de que porque yo estaba muy entretenida en alistarme, loncheras, la pequeña, el desayuno, el auto... Mientras NN regaba el jardín y les cantaba a las plantas, sí tal cual, él les canta a las plantas.
Gabo dejó a su hermana y se me acercó con cara de preocupado:

Mamá ¿todavía no se sabe como es que llega el bebé humano a la barriga de su mamá? ¿Es sólo un organismo que le crece?

Fría, me quedé fría, pero claro reaccioné rápido de la manera que lo han hecho las madres desde tiempos remotos (Está en mis genes que le vamos a hacer)

“Gabo ahora estamos apurados para llegar a tiempo al colegio, péinate y arréglate la corbata, el desayuno se enfría.  ¡Aleeee baja a la cocina que el desayuno se enfría!  ¿Y qué esta haciendo tu papá? Corre dile que el baño ya está libre que puede subir a bañarse.

Me fui por la tangente con tantas cosas a la vez que de momento olvidó lo que me había preguntado pero y si vuelve a preguntar.
Aquí quería llegar. ¿Cómo he de contestar su pregunta?

Hijito cuando un hombre y una mujer se aman, se dan tanto amor, Aquí seguro preguntará ¿cómo se dan amor?

Hijito cuando un hombre y una mujer se aman se dan tanto amor, por medio de besos y abrazos que una semillita… AYYYY! No se como se lo voy a decir, olvidémonos de las semillitas.

Hijito cuando un hombre y una mujer se aman se dan tanto amor por medio de besos y abrazos que Dios ¿puedo meter a Dios?  Si meto a Dios no tendré que explicar mucho porque alrededor de Dios siempre hay misterio. A ver como sería eso que mi hijo sólo tiene 9 años…

Hijito cuando un hombre y una mujer se aman se dan tanto amor por medio de besos y abrazos que Dios les envía de premio un bebé.

Creo que así está bien por ahora pero si hace más preguntas tendré que salir de nuevo por la tangente. ¡Que difícil! Yo jamás les hice esas preguntas a mis padres ¿por qué me toca a mí responderlas? Si alguien por allí tiene una idea estoy abierta a opiniones y casi estoy esperando que me den la receta secreta. 

martes, 4 de octubre de 2011

Mi muro

Esta foto la encontré por casualidad en google (creanme puritita casualidad)  no me lo podía creer, es que hace casi 20 años la tenía pegada en una de las paredes de mi dormitorio, era la página de una revista, no recuerdo como llegó a mis manos pero mi muro de entonces estaba cargado de cosas y entre ellas camuflado entre la diversidad estaba este bañista.

Ahora que lo veo no me lo puedo creer, mi mamá nunca me dijo nada de que lo tuviera allí entre afiches varios de cantantes, de actores de cine, notitas escritas por amigas de la secundaria, fotos, versículos de la biblia, que risa.

Ese muro era una verdadera miscelania, me gustaría  haberle tomado una foto.

En el también estaba un poster tamaño natural 1.70 y algo de un chibolo cantante de MDO, un grupo juvenil que llegó a Arequipa al que fui a ver con una amiga y a la salida nos compramos esos afiches, al pegarlo se me ocurrió que ya que era tan grande podía pedirle, a quién entrara a mi cuarto, que dejará algo escrito, por lo que tenía allí muchos autógrafos con buenos deseo, caritas felices y cosas por el estilo.

Este recuerdo me hace sonreír ¡vaya tiempo aquel! ¿qué hacía este papichulo entre todas esas cosas?

Mi mamá nunca comentó nada, nadie lo hizo en realidad, es más una vez fueron a visitarme dos amigas mayores con las que daba catequesis los sábados en un "pueblo joven" digamos que ellas eran mis catequistas y yo a su vez de los niños, las hice pasar a mi cuarto y allí entre todas mis locuras este cuero encuerado, por esa época también dibujaba y pegaba allí mis dibujos y escribía y colgaba allí alguito que cambiaba de vez en vez . Como mi muro era una verdadera obra de arte pues ellas se acercaron a mirar y me dejaron su autógrafo, yo tan tranquila con este pedazo de carne en un rincon no protagónico pero eso que más daba ¿verdad? si no mírenlo.

Me di cuenta de mi error cuando una de ellas se quedó mirándolo con bastante curiosidad, como me abre reido cuando se fueron.

Y tú, de adolescente ¿qué tenías pagado a tu pared?