martes, 13 de septiembre de 2011

Gritos acompañados


El sábado lloré a gritos. No es una exageración,  ni una figura literaria, es lo que pasó.
Volvíamos de bailar,  era temprano aún, poco más de la una de la madrugada pero  ya volvíamos, me había tomado sólo un pisco sour de maracuyá por lo que no se le puede echar la culpa al alcohol.
Fuimos al local donde canta mi hermana cada sábado y como siempre disfruté mucho el verla, joven, linda, divertida, talentosa… Pero concluí por el aroma del cigarro en mi nariz y las ganas de morir en la pista de baile que algo no estaba bien en mi por eso no tomé más de una copa y traté de aferrar mi cordura a la necesidad de sonreír  bonito y acariciar las mejillas de NN mientras me miraba y me hablaba muy cerca para que pudiera oírlo. Con BlackBerry en mano me enseñaba autos que había bajado y que podrían, a decir de él, ser nuestra próxima  adquisición.
El sábado lloré a gritos y no fue la primera vez porque ya lo había hecho antes pero la primicia fue  que esta vez no estaba sola, NN estaba allí y fue algo tan extraño como nuevo. Es que en general soy muy reservada y soy lo que no soy entre persianas (eso si es figurativo ya que no tengo persianas en casa ja)
Bueno el motivo de mis lágrimas no es el asunto,  el asunto es que lloré con NN presente y lo dejé consolarme, a medias en realidad porque después del ataque de llanto a grito pelado, que obligó a NN a estacionar el auto, él me abrazó mientras mi cuerpo liberaba la tensión y cogía fuerza con grandes bocanadas de aire. Pero todo pasó, me callé, busqué en mi cartera papel para mi nariz y de paso para tapar mi cara algo avergonzada.
NN me abrazaba mientras buscaba en mi mente un comentario rápido para cambiar el tema y lo encontré. Él no preguntó si estaba bien, estaba asombrado eso es lógico, tenemos tanto de estar juntos y tantas partes negras u ocultas en el rompecabezas que nos hemos armado cada uno del otro. Nos amamos eso es cierto, vivimos juntos día a día y transmitimos ese amor a nuestros hijos.
En las figuritas del álbum que es la vida hay algunas que nos causan gran decepción, algunas que esperábamos con ansias y al llegar son mediocres y mal impresas formas de amor, algunas lindas y con grandes colores que al poco tiempo pierden forma, tono, consistencia y dejan pegado sobre el papel un “no se que”  que te avergüenza.
Algunas a las que por afecto, título de importancia y lugar dominante en tu álbum les das una y otra oportunidad y todas las veces terminas con la hoja vacía porque allí nunca habrá nada.
El sábado lloré a grito pelado en una esquina oscura, junto a una estación de gasolina, lloré como algunas veces ya  pero esta vez no estaba sola y a pesar que no me preguntó  (No nos hagamos tontos no preguntó porque sabe)  a pesar que no le dije.  Él agarró mis lágrimas y se las bebió, sujetó mi cuerpo y me dio consuelo, me miró a los ojos y leí en ellos que siempre será la figurita más importante en mi albúm,  la central, la que está allí porque me ama.  

8 comentarios:

Bolboreta dijo...

Si te sentó bien ¡ole tú!
Llorar a gritos, llorar en silencio ¡da lo mismo! es llorar...
Descubrir cosas de tu pareja que desconocías forma parte del encanto del ser humano, jamás lo descubres del todo, todos ocultamos (aun que sea de forma involuntaria)cosas sobre nosotros que no queremos que salgan a la luz...

Si NN supo consolarte ¡qué regalo!
Besos enormes para mi Pato

Escribir es seducir dijo...

ES TAN BONITO!!!!!

ME TRANSPORTE A AQUEL LUGAR E INVENTÉ LA IMAGEN DE UN LLANTO Y UN CONSUELO QUE PROVIENE DEL AMOR

PURO
SINCERO
DESCANSAR EN SUS BRAZOS

SALUDOS

No dijo...

Qué bonito Patito....esos momentos en pareja se recuerdan luego tan bien....son tesoros.
(espero que estés bien...y que lo que te hizo llorar no te lo siga haciendo..)
Un besote!!

Anusky66 dijo...

tener a alguien que te acompañe y sepa consolarte es tener un tesoro !!
ojala que no tengas que volver a llorar ni a gritos , ni sola, lo mejor seria que siempre fueran lagrimas de emoción y felicidad
Unbesazo

Speedygirl dijo...

A veces viene bien llorar a gritos... y saber que tenemos alguien que nos abrace para calmarnos

pseudosocióloga dijo...

Que gusto poder tener alguin al lado que no pregunta porque sabe y consuela así.
Que sepas que yo me estoy conteniendo...para preguntar.

papacangrejo dijo...

Esos momentos son los que hacen que la relación sea más sólida. Lo bonito es fácil.

AM Editorial dijo...

Un acto que te reportó doble satisfacción: el desahogo y la certificación de que quien te acompaña en este viaje sabe quererte.

¿Qué más pides? :)

Un abrazooo!