lunes, 29 de agosto de 2011

18 años antes y un ahora

¿Cómo vas a presentarte ante mí así? Con esos pelos desorganizados y largos. Me miras como si fuera un espejismo, me abrazas en plena calle, siento en tu abrazo sabor a ayer y me gusta tanto como me llena de temor. No es bueno oler tan cerca el pasado que deseó ser presente y no pudo.
Flaco irreverente no has cambiado nada, salvo esas marcas de expresión que no pueden esconder los años.
Aun fumas me dices.
Aun viajas, me cuentas, aun tratas de escribir esa novela con la vida de tu abuela que fue tu madre hasta que la edad se la llevo y te hizo huérfano.

Aun imitas a Cool McCool, aún me haces reír. Aún pintas, aun sueñas, y vagas.

Me vuelves a abrazar y pasas tus dedos por mi rostro, aquí te digo que seguro me quieres deslumbrar. Te conozco, sé de ti o al menos lo que tú eras hace 18 años cuando te ame.

Me sugieres un almuerzo y no puedo, me esperan en el colegio mis tres hijos.
Quedas frío, te das cuenta que has sido tú el que ha hablado y no sabes nada de mi.
Es que no quiero saber,  me comentas. Es que quiero que seas la que eras cuando me fui.
Tu mirada se torna triste, tomas mi mano y tu pregunta me despierta de un éxtasis antiguo e infiel.
¿Aún sigues con él?
Aclaro mi garganta para poder responder, veo la hora en mi móvil, te señalo la dirección hasta la cochera, caminamos, hablamos, me cuentas que tienes una hija de tres años que vive con su madre, la relación no funcionó pero ahora son amigos y quieres mucho a tu hija me enseñas su foto. Te alcanzo mi móvil con las fotos de mis hijos y sonríes,  la pequeña se parece mucho a ti seguro pronto le saldrán tus pecas. Reímos. En silencio terminamos la cuadra. Pago la cochera, esperas sonriendo y mirándome. Nos despedimos con un beso en la mejilla no me pides mi número, no te pido tu número, Trato de verte por última vez por el espejo retrovisor pero no estas. Tal vez en 18 años nos volvamos a encontrar. 

11 comentarios:

Rossina dijo...

existen estos encuentros cíclicos de historias que no se atrevieron a ser. Cómo si fuesemos eternos, cómo si el emblema fuese el no por si acaso...
Agrada saber que ambos pudieron trazar caminos, y no vivieron en un paréntesis atemporal.

No dijo...

¡¡¡Tremendo!!! ¡¡me encanta!!

La sal y pimienta de la vida...:)

¿estais mejor de las -itis tu y los peques?
Besi

Speedygirl dijo...

Qué chulada de texto, Patito! Me encanta!

papacangrejo dijo...

Siempre he pensado que las historias que no fueron, no pueden aportarnos más de lo que nos dan.
Espero que estéis mejor.

Bolboreta dijo...

El encanto de muchas historias está en lo que pudo ser y no fue...

El texto está rematadamente bien escrito, es una pasada leerte Patito :D UN GUSTAZO!!! :D

pseudosocióloga dijo...

Si el encuentro ha sido real nada como plasmarlo por escrito para ahuyentar fantasmas.
Tremendo.

Escribir es seducir dijo...

FABULOSO!!!!!!!!! LOS REENCUENTROS SON ALGO QUE DEBEN SUCEDER PARA BIEN O PARA MAL.
UNA RELACIÓN QUE NO FUE Y QUE SEGUIRÁ SIN SERLO POR EL MOMENTO
TAL VEZ EN 18 AÑOS PUEDAN VIVIR SU AMOR

SALUDOS

Patito dijo...

Fue un encuentro real sí pero sólo el sabor de una pasión de ayer que aveces nos visita. El amor es otra cosa.

Patito dijo...

Las Itis ya se fueron hasta nuevo aviso. Mi casa ya ha sido sahumada y espero que no regresen en mucho tiempo.

el chico de la consuelo dijo...

Me sumo con retraso al entusiasmo popular por tu texto...dejamos pendientes cien vidas imaginadas

alvaron dijo...

Me encantó y que bueno que sucedió como sucedió!