lunes, 6 de junio de 2011

Tics nerviosos

Mi hijo de ocho años es un niño muy creativo, buen dibujante, hábil para los origamis, le encantan los legos, bueno en matemática, bueno en ciencia, con una ortografía fatal y una caligrafía de miedo, bueno en ingles, malo en fútbol.

Es bueno con la flauta dulce, aprende rápido las partituras. Le encantan los legos y los muñecos para pelear (Ben 10, Goku, Max Steel, SmackDown, etc.)

Es mi hijo sándwich, no me gusta ese término pero se usa para definir al del medio de tres y en este caso el único hombre. Desde pequeñito es muy nervioso y reacio a los cambios. Cuando tenía tres años me percaté que movía la boca de una manera particular y repetitiva lo observé por semanas y no se le pasaba así que decidimos NN y yo consultar con el pediatra que nos habló sobre los Tics nerviosos en niños. Desde entonces mi hijo ha cambiado de tics continuadamente, ha dejado de mover la boca para mover las cejas, los ojos, los labios otra vez, los ojos otra vez y así. En estos cinco años nos hemos acostumbrado a verlo con algún tic diferente cada cierto tiempo, algunos imperceptibles para los extraños, otros más feos y notorios.

Ahora mismo su tic es abrir mucho los ojos tres veces seguidas y luego descansar, al rato otra vez y así. Cuando está nervioso, cansado o tenso lo repite más veces.

A veces me siento mal, impotente y hasta culpable. He leído mucho al respecto y sé que se le va a pasar, que tengo que estar tranquila porque él intuye mi angustia y empeora su condición, sé también que no tengo que molestarlo al respecto porque esto es algo involuntario y si le llamo la atención sólo empeorarán las cosas, también sé que debe estar ocupado, por lo que el sábado empezó sus clases de programación Scratch, en un taller externo, al llegar al colegio lo vi nervioso, abriendo los ojos sin parar, trague saliva y miré a otro lado, lo besé como siempre y me fui sin mayor recomendación. Al regresar lo encontré feliz, me llenó de información que no le pedí sobre su curso, todo el camino de regreso a casa habló, yo al volante lo escuché y lo miré muchas veces a los ojos, las más que se puede cuando se está conduciendo, no son muchos los momentos que estamos solos él y yo así que hay que aprovecharlos. Cuando llegó a casa cargó el programa que está estudiando desde el internet explicándome lo que hacía, yo lo vi tan contento, tan seguro de si mismo y sin tics, me sentí feliz.

Hoy lunes le toca básquet después de clases. Temprano en la mañana, a la hora de dejarlos en el colegio, le hice recomendaciones necesarias sobre su ropa de deporte. Abrió y cerró los ojos muchas veces y se puso serio.

  

7 comentarios:

Speedygirl dijo...

Bueno, mientras sean tics que a él no le molesten en su vida diaria, tampoco es para preocuparse. Vamos, que entiendo tu preocupación como madre, ¿eh?, pero que dentro de lo malo... mejor que todas las cosas sean como estas, ¿no?

VanDerBlume dijo...

Qué duro es ser madre!!!!! los quisiéramos perfectos, y aún así los amamos con sus defectos... y ellos también tienen unos padres que no eligieron con nuestras virtudes y nuestros defectos.

Mucha suerte y mucho cariño a tu hombrecito. ;)

Patito dijo...

Ninguna de las dos me ha dicho lo guapo que está mi hijo. Miren que está guapote.

niñamaravilla dijo...

Mi compañero de trabajo tiene un tic nervioso en los ojos de allí que le digamos "ojitos". Es un chico genial, buen amigo, buen trabajador, está estudiando una maestría y corre autos. No te preocupes y sí, tu hijo es guapo.

pseudosocióloga dijo...

Es guapísimo.Y la foto supertierna.

Patito dijo...

Niña maravilla: Supongo que cuando corre autos no hace "ojitos" jaja.
Pseudosocióloga: Gracias, lo sé es una preciosidad aunque no suene modesto :D

VanDerBlume dijo...

Es guapísimo tu hijo Patito, de eso no te quepa duda, en mi caso te diré que tu post me dejó ko y comenté lo que salió, me impactó tanto que se me olvidó comentar la belleza del niño. guapo no, guapísimo. ;)