lunes, 7 de noviembre de 2011

Sorda de atar

Desde chica aprendí a cerrar los oídos a ciertas cosas que me podían hacer mal.

No, es mentira, esta frase está mal dicha, mal hecha.

Desde chica DEBÍ aprender a cerrar los oídos a ciertas cosas que me hacían mal. 

No lo he logrado y ya estoy bien grandecita.

El año que se va me deja varios recuerdos lindos plasmados en fotos, que la memoria es frágil y cuando se tiene una pena pues se tienden a borrar las cosas buenas.

No creé este blog para la queja o la lágrima. Lo creé para hacer amistad con gente buena mientras compartíamos partes de nuestras vidas que nos apetece contar.

Pero hoy estoy triste, con una tristeza grande, avasalladora, 
antigua como mi linaje. Pena de raza y de sangre.

Hoy ha salido el sol antes de las cinco de la mañana y yo ya estaba despierta buscando en el techo una respuesta que no encontré. 

Arañé y contuve un gemido para no despertar a NN que es bueno, que no sabe nada, al que no hago cómplice de mi pena para no afectar a mi hogar, que es sagrado para mi ante todo y ante todos.

Mi familia es como una mano. El dedo medio es NN, el índice son yo, el anular es mi Ale, el meñique mi Gabo y el pulgar es Mi pequeña. Fuera de ellos, tengo también amores, una inmensa familia a la que quiero mucho pero mi responsabilidad, mi energía, mi continua felicidad es la mano que les acabo de describir.

Entonces no puedo entregarle a NN las penas que traigo de afuera.
El problema es que a veces siento que es mucho peso y quiero volverme sorda de atar. 







7 comentarios:

No dijo...

Patito....

Se de lo que hablas; pero ojo no te vuelvas introvertida...si tienes que cocinar algo por dentro, que salga bueno.
Mi consejo es que busques a un amigo/a de confianza con la que puedas contar para comentarle esas cosas que necesitas sacar.
No guardes mucho....o transformalo haciendo deporte o cosas que te liberen la mente.

Un beso enorme
(puedes contar conmigo, mi correo electrónico como canal y mi corazón, te acogerán para lo que buenamente pueda ;)

pseudosocióloga dijo...

Pues a mi el blog me parece el medio idóneo para soltar penas.

papacangrejo dijo...

Mucho ánimo.Todo pasa y lo importante lo tienes en casa. Anda me ha salido un pareado sin haberlo preparado jeje

Bolboreta dijo...

Patito NN estoy convencida de que estaría encantado de que compartieses con él tu pena...
Las penas compartidas siempre dañan menos, él sabrá darte el abrazo que te tranquilice y quizás alguna respuesta...

Besos y mucha fuerza

Mayte Esteban dijo...

Ánimo, como dice Bolboreta, las penas compartidas dañan menos. Yo añado, es como si alguien cargara un poco del peso que llevas en tu mochila. Y tranquila, el tiempo nos da siempre perspectiva. Lo que hoy parece negro, pasado mañana se ha transformado en gris.

No te sientas mal por usar el blog. Creo que es una buena terapia.

Un beso.

Rochitas dijo...

sin vivir como propios los pesares ajenos, mucho podemos ayudar al otro cuando nos hacen partícipes. No se diga no, Patito, antes de que un otro elija optar.

alvaron dijo...

Patito los días pasan, se llevan las tristezas y preocupaciones, los nuevos pueden traer esperanzas y alegrías.