martes, 25 de octubre de 2011

La muerte y los niños pequeños

Hemos tenido tres días tristes. El domingo nacieron los seis gatitos de Ramona, tres negros, dos rubios como ella y uno blanco.

En el transcurso de estos tres días se han ido muriendo uno a uno, por más que hemos intentado salvarlos dándoles leche con gotero, abrigándolos, haciendo que Ramona los abrace y se duerma con ellos pero no lo hemos conseguido. A cada muerte de bebe gatito mi hijo lloraba desconsolado por lo que han sido tres días de tortura que me llenaban de impotencia y rabia , un poco con la situación y otro poco conmigo porque debí haber llevado a esa gata a esterilizar antes de que se preñara.

Mi hijo me ha sorprendido por su dedicación y su amor hacia esos bebes que nacieron prematuros, pequeñitos y con poco pelo, la verdad es que a mi me daba un poco de nervios cargarlos pero a él no, él decidido a salvarles la vida se dedicó a cuidarlos por eso el ver sus esfuerzos sin fruto y contemplar como los gatitos se iban muriendo ha sido muy duro para él, he intentado que ya lo deje y ser sólo yo y NN los que nos encarguemos pero no nos ha dejado y sigue aun cuidando al único sobreviviente que es el blanquito. Lo carga con sumo cuidado mientras le trato de dar la leche con el gotero porque Ramona no tiene ni gota de leche la pobre.

Espero que no se muera, ya no quiero ver llorar a mi hijo.  

12 comentarios:

papacangrejo dijo...

Es muy triste. Recuerdo a mi padre matando a los cachorros de nuestra perra que no pudimos dar. Fue muy duro. Tu hijo es un valiente.

Bolboreta dijo...

Tu hijo es un amor!
Da mucha penita. Zara apenas puede mantener a sus cachorros, de la última camada de 7 sólo quedaron 2 cachorritos preciosos.

Así es la vida.

pseudosocióloga dijo...

Pues pregúntale a un veterinario si se puede hacer algo más, envolverlo entre algodones, darle vitaminas, no sé....a ver si hay suerte.

La pequeña Meg dijo...

Vaya, cuánto lo siento, y vaya lección de responsabilidad y cariño hacia los animales, yo lollevaría a un veterinario, sin dudarlo, para ver qué se puede hacer.

Un beso!!

AM Editorial dijo...

Triste... pero tu hijo está demostrando ser muy fuerte y sensible.

Un abrazo!

No dijo...

Tu peque me recuerda mucho a cuando yo era pequeña con el tema de los animales....y asi he salido, una amante de ellos.
Recuerdo salvar bien de pequeña, a base de calor y miguitas de galleta y vitaminas que le daba con un cuentagotas, a una gatita a la que ya todos daban por muerta; tambien salve a un patito que casi se va al otro mundo.
Cuando mueren es una pena....tu hijo tiene una sensibilidad especial y si ya la manifiesta de esta manera con los animales, será más bueno que el pan!!!

Ojala el blanquito sobreviva!! Eso le va a dar un alegrón que ni se imagina!! Suerte Patito ;)

Un besi

VanDerBlume dijo...

Vaya pena. :(

Speedygirl dijo...

jo, pobrete!!! es una dura lección para que tu hijo la aprenda siendo tan pequeño.

alvaron dijo...

Situaciones como esta son las que demuestran la impotencia del hombre! Tu hijo marcaráelcamino acerca de que hacer en un futuro con estosomás gatosen casa. Pobre Ramona que se quedó sin sus niños!!!!

NáN dijo...

Desde que tenía 10 años hasta que cumplió 20, mi hijo y yo teníamos una costumbre. LA tarde de Nochebuena, después de haber preparado la mesa de la cena, nos dábamos un paseo de al menos dos horas y hablábamos del años que ya había pasado. Desde que tuvo 15, ya tomaba alcohol conmigo y los temas se fueron complicando.

Cuento esto porque habíamos vivido dos "tragedias reales". En esas conversaciones, me decía que era como era gracias a todo ese dolor.

No podemos evitarles el dolor. No debemos. Solo podemos hacerles sentir que están acompañados: solo las personas que han sufrido y se han sentido acompañadas se convierten en buenas personas, empáticas con el resto de seres humanos.

Aunque sí, tienes razón: ver sufrir a tu hijo, precisamente porque es "bueno", duele. También nosotros aprendemos de esa lección.

Un abrazo

No dijo...

Ahora pensando....recuerdo que mi padre me trajo a casa una vez cuando yo tenía 16 años a una perrita de setter de 5 días.
No tenía aún pelo, ni los ojos todavía abiertos, los tenía pegados. Compré todo lo necesario (ya había tenido perros...siempre he tenido perro, gato..y todos los animales que podais imaginar que quepan en una casa jajaja) para cuidarlo y me ponía el despertador cada 4 horas por la noche para prepararle y darle el biberón. Recuerdo como estiraba las patitas cuando chupaba el biberón con ansia y me daba pequeños arañazos...daba gusto ver a Sena.
Le salió el pelito, le fui acomodando su camita según iba creciendo, se le abrieron los ojos; empezé a enseñarle con paciencia donde tenía que hacer sus cositas (hasta los 3 meses no se les puede bajar a la calle). En el Instituto solo pensaba en salir corriendo para verla....

Una semana antes de cumplir los 3 meses enfermó. Cogió una enfermedad de la que se suponía ya estaba vacunada cuando me la dieron; resulta que algún hermanito suyo de la camada debió de recibir doble dosis, y ella se quedó sin vacunar. Confusiones humanas que le pueden pasar a cualquiera que va a vacunar a unos cuantos cachorros a la vez....

Recuerdo el último día que estuvo en casa...con la mirada perdida, esa que tambien tienen las personas cuando saben que van a morir. Es una mirada especial, muy definida, característica...inconfundible.
No se movía de su camita y no se quejaba. Me despedí de ella antes de llevarla al veterinario para que dejara de sufrir.

Me acordaré de Sena toda la vida....y de como salía de su cestito a base de empujones para tumbarlo, cuando era una bolita y regresaba yo de salir por ahi los fines de semana y me recibia como una loca nada más oir la llave en la puerta.

Ayyyy que me entristezco!!!
En definitiva....estas experiencias te ayudan a tomar conciencia de la vida y la muerte, de lo que vale cada cosa, de apreciar lo que tienes y de luchar por ello.

¿cómo va el gatito vivo?
Un besitoooo

Patito dijo...

Papacangrejo: Ains lo que cuentas da mucha pena. Yo nunca he visto algo así aunque se que lo hacen.

Bolboreta: Así es la vida sí pero hoy en la tarde voy al veterinario a que revisen a mi gata y me digan cuando la pueden operar. No pudo evitar sentirme culpable.

Pseudosocióloga y Pequeña Meg: El veterinario nos dio indicaciones por teléfono pero no nos dio muchas esperanzas, al parecer cuando los gatitos nacen prematuros y la mamá no tiene leche hay que sacrificarlos.

AM Editorial: Es en los momentos difíciles cuando se conoce más a las personas y mi hijo me ha sorprendido.

No: Vaya! tu si que quieres a los animales, debiste estudiar veterinaria, estoy segura que serías muy buena en eso.

Vanderblume: Sí, es una pena.

Speedygirl: Sí Sí ayer me dijo que se sentía extraño y no dejaba de pensar en los gatitos.

Alvaron: Pienso hacer esterilizar a Ramona lo más pronto posible, quiero que nos acompañe muchos años gatunos y que sea feliz en casa y el que se preñe de nuevo es un riesgo que no quiero volver a correr.

NAN Maravillosos paseos que tanto tu como tu hijo debe guardar como un tesoro.
¡Gracias por tus palabras!