jueves, 27 de octubre de 2011

Gatito Blanco

¡Ay amigos el gatito blanco murió! Como era de esperarse mi hijo lo tomó en sus manos y se puso a llorar pero más calmado que con los anteriores, creo que ya se lo esperaba.

Lo envolvió en papelseda de color amarillo que tenía entre sus cosas de arte y lo enterró en el jardín. NN le ayudó a abrir la tierra pero él quiso dar unos lampazos.  Al terminar de enterrarlo se puso a jugar en el jardín como siempre, al menos eso yo creía pero cuando volví a verlo estaba juntando piedritas, al rato me buscó y me pidió que lo ayudara con dos palitos que se había agenciado y un pabilo, aquí ya entendí lo que estaba haciendo y se me escarapeló el cuerpo. Lo ayudé sin comentar nada (¿Qué podía comentar? a veces mis hijos me dejan muda) luego bajé a ver lo que estaba haciendo y me encontré con esto.




Abracé a mi hijo y lo felicité por lo bonito que le había quedado. Personalmente no me gusta nada tener eso en mi jardín, lo miro y me estremezco pero mi hijo lo hizo, para él tiene un significado.

"Así deben ser las tumbas de los seres queridos, con una cruz y un cerco".

No sé cuanto tiempo tendremos esto en el jardín. En mi lado macabro recuerdo la película "Cementerio de Mascotas" en mi lado maternal estoy orgullosa de mi hijo. 

10 comentarios:

Mayte Esteban dijo...

Es muy tierno lo que hizo tu hijo.

Un beso enorme.

No dijo...

Dios!!!! Yo hacía lo mismo cuando vivia en Lérida y mi colegio estaba a las afueras de la ciudad, y el recreo estaba rodeado de campo. Cuando encontraba algún pajarito muerto mi hermana SunSun y yo, le hacíamos un enterramiento tal cual el de tu hijo. Luego venían las chicas de cursos mayores y nos los chafaban con los pies..y nosotras volvíamos a hacer el enterramiento. Pobres pajaritos...ahora que lo pienso no se si tuvieron mejor vida que muerte..(jejeje)

Si, Patito, debería haber estudiado veterinaria....muchas veces lo he pensado de adulta; pero se que no lo podría haber hecho, siempre fui de letras puras y las ciencias se me daban como un tiro...
La Historia de todas maneras, también era vocacional; solo que con cero futuro en este país. Si hubiera estudiado Veterinaria no me faltaría el trabajo....:(

Tu hijo es un sol, vale muchísimo. Me encanta saber que hay peques con esa sensibilidad. Estas experiencias le harán aprender y crecer.

Un besote!!

La pequeña Meg dijo...

Lo siento mucho :-(

papacangrejo dijo...

Es muy tierno. Perdona si te he influenciado con lo de los zomibies jeje, tranquila por el gato.
Tu hijo me recurda a mi hermana, de pequeña recogia todos los animales que se encontraba, sobre todo si estaban heridos o enfermos, y daba igual que animal fuera. Ahora con 46 sigue recogiendolos, y cuando se muere los lleva al monte, los entierra y les pone una crucecita.
Un abrazo

Araceli Esteves dijo...

Tu hijo tiene la gran suerte de tener una madre que le permite despedirse de sus afectos de la forma que él necesita. Un abrazo de condolencia.

Bolboreta dijo...

Tu hijo es un amor, pobre, qué triste debe estar.
Millones de besos. Siéntete orgullosa porque NN y tú estáis haciendo un gran trabajo :D

mientrasleo dijo...

Vaya entrada intimísima que nos hiciste contando un momento difícil para un niño y para sus padres.
Es un niño del que sentirse orgullosa, enhorabuena.
Un abrazo y gracias por dejarnos asomar a ese momento

Patito dijo...

Gracias a todos por su compañía! A ser madre se aprende en la práctica, aveces se mete la pata y otras se logra acertar. Yo tengo cuidado como si estuviera haciendo una cirugía a pecho abierto pero así y todo hay veces que las riego toditas...
Y ahora me voy a conseguir disfraces para el famoso "jalogüín" ¡joder!
¡Un abrazo para todos!

AM Editorial dijo...

Qué triste... pobrecitos. Pero, de nuevo, mirando lo positivo, hay que decir que tu hijo hizo lo más acertado. Es su forma de despedirse. Los psicólogos suelen recomendar algún tipo de ritual (religioso o de cualquier otra clase) para despedir al ser querido.

Te dará "cosa" tener eso ahí, pero en unos días desaparecerá, por el deterioro del tiempo.

Ánimo!

alvaron dijo...

Me encantó!